Minera Valle Central supera impacto de la sequía y anuncia búsqueda de nuevos socios

Minera Valle Central supera impacto de la sequía y anuncia búsqueda de nuevos socios



Filial de la canadiense Amerigo Resources reorganizó su estrategia por la pandemia y la crisis hídrica, y apunta a extender sus operaciones en 2021.

Hace 28 años que Minera Valle Central recupera el cobre contenido en los relaves de la división El Teniente, de Codelco, en una labor única en Chile y el mundo, pero que a comienzos de año se vio amenazada por la pandemia.

 

Y es que la firma tuvo que reestructurar sus planes, los cuales ya venían afectados por la profunda sequía que afecta a la zona central del país. ‘Estábamos ajustando nuestros procesos por el tema climático y en marzo llega la pandemia, con lo que la situación se puso compleja, porque al inicio no había una visión de lo que iba a pasar, ni si íbamos a lograr mantener la continuidad operacional’, sostiene Christian Cáceres, gerente general de la compañía que pertenece a la canadiense Amerigo Resources.

Sin embargo, la firma aplicó una serie de protocolos que le permitieron seguir operando, con menos de diez contagios de covid-19 y sin reducir su dotación actual, que ronda las 850 personas.

‘Adicionalmente, llovió bastante, por lo que en términos de producción vemos un escenario mucho mejor para el segundo semestre. El precio del cobre ha mejorado bastante, por lo que vemos muy positivo lo que viene’, dice Cáceres.

En términos de producción y sobre todo por la menor disponibilidad de agua, la firma proyecta un leve impacto para este año, con lo cual alcanzarían las 25 mil toneladas, mientras que para el próximo ejercicio esperan alcanzar las 30 mil toneladas de cobre y 2 millones de libras de molibdeno. Las precipitaciones registradas en los últimos meses le permitieron a la firma asegurar recursos hídricos suficientes para este año y el próximo.

La operación de esta minera se basa en la recuperación del mineral que no fue recuperado en el proceso primario y que está contenido en los relaves. En el caso de los desechos frescos es posible encontrar leyes de mineral mínimas, cercanas al 0,1%, mientras que en los depósitos más antiguos el contenido mejora a 0,26%, lo que les permite extraer 60 mil toneladas diarias, lejos de los indicadores que en promedio exhibe la minería primaria.

‘Estos son descartes que el dueño de la mina no logró recuperar por dimensionamiento o eficiencia, y es un trabajo que ellos no hacen por rentabilidad. Nuestro modelo de negocios es fruto de nuestras inversiones de más US$ 350 millones. Sin embargo, para el dueño de la mina es mucho más rentable invertir ese dinero en ampliaciones, en prospectos o en llegar a nuevos sectores de mineral y dejar esta labor a un tercero especializado, que en el caso de El Teniente representa cerca del 8% de la producción total’, explica Cáceres.

Expansión del negocio

Con la llegada de la pandemia, la firma se vio obligada a suspender un proyecto con el que buscan mejorar su sistema de recuperación de agua, añadiendo 200 litros por segundo a los 1.400 que logran en la actualidad. Las obras de esa iniciativa fueron retomadas hace un par de semanas, bajo estrictos protocolos de seguridad.

Junto con esto, en los planes de Valle Central está la idea de expandir sus operaciones y buscar nuevos socios. ‘Pensamos en buscar otro negocio y ojalá tener una nueva operación en 2021, quizás no de recuperación, pero sí de extracción’, dice el ejecutivo.

De hecho, están en conversaciones con Codelco para evaluar la posibilidad de trabajar en los depósitos de relaves de sus otras divisiones en el país, replicando así las tratativas que mantuvieron hace algunos años, particularmente respecto de los desechos de la división Andina, las cuales no llegaron a buen puerto. ‘Estamos trabajando en el estudio de tranques de relaves de Codelco. Les estamos dando nuestro juicio experto de posibilidades de recuperación o de mejores condiciones de sus depósitos. Se trata de un acuerdo no vinculante, pero da cuenta de que ellos saben que tenemos mucho que decir’, agrega el líder de la compañía.

Estas conversaciones se suman a un acuerdo con Minera Los Pelambres, de Antofagasta Minerals, que está en un proceso para aumentar la capacidad de su tranque Quillayes (en desuso) con el objetivo de contar con una mayor capacidad de depósito. En ese sentido, dice el ejecutivo, están asesorando a la compañía para definir la mejor estrategia que permita no solo vaciar el depósito, sino que tratar los residuos para extraer el cobre que contienen.

‘Nuestra intención es crecer en Chile y en otros países. Tenemos harto que aportar y en eso estamos trabajando. Se genera mucho relave en Chile y el mundo, y qué hacer con ellos es un tema. Hoy no somos la solución final, pero somos parte importante de ella, al recuperar elementos de interés y generar valor adicional y empleos, recursos que pueden ayudar a mejorar las condiciones de seguridad de las faenas y de las comunidades. Hay un círculo virtuoso en el que queremos ser partícipes’, puntualiza el ejecutivo.

Fuente: El Mercurio
Fecha: 24/08/2020