MINERA VALLE CENTRAL SUPERA IMPACTO DE LA SEQUÍA Y ANUNCIA BÚSQUEDA DE NUEVOS SOCIOS

Filial de la canadiense Amerigo Resources reorganizó su estrategia por la pandemia y la crisis hídrica, y apunta a extender sus operaciones en 2021.

Hace 28 años que Minera Valle Central recupera el cobre contenido en los relaves de la división El Teniente, de Codelco, en una labor única en Chile y el mundo, pero que a comienzos de año se vio amenazada por la pandemia.

 

Y es que la firma tuvo que reestructurar sus planes, los cuales ya venían afectados por la profunda sequía que afecta a la zona central del país. ‘Estábamos ajustando nuestros procesos por el tema climático y en marzo llega la pandemia, con lo que la situación se puso compleja, porque al inicio no había una visión de lo que iba a pasar, ni si íbamos a lograr mantener la continuidad operacional’, sostiene Christian Cáceres, gerente general de la compañía que pertenece a la canadiense Amerigo Resources.

Sin embargo, la firma aplicó una serie de protocolos que le permitieron seguir operando, con menos de diez contagios de covid-19 y sin reducir su dotación actual, que ronda las 850 personas.

‘Adicionalmente, llovió bastante, por lo que en términos de producción vemos un escenario mucho mejor para el segundo semestre. El precio del cobre ha mejorado bastante, por lo que vemos muy positivo lo que viene’, dice Cáceres.

En términos de producción y sobre todo por la menor disponibilidad de agua, la firma proyecta un leve impacto para este año, con lo cual alcanzarían las 25 mil toneladas, mientras que para el próximo ejercicio esperan alcanzar las 30 mil toneladas de cobre y 2 millones de libras de molibdeno. Las precipitaciones registradas en los últimos meses le permitieron a la firma asegurar recursos hídricos suficientes para este año y el próximo.

La operación de esta minera se basa en la recuperación del mineral que no fue recuperado en el proceso primario y que está contenido en los relaves. En el caso de los desechos frescos es posible encontrar leyes de mineral mínimas, cercanas al 0,1%, mientras que en los depósitos más antiguos el contenido mejora a 0,26%, lo que les permite extraer 60 mil toneladas diarias, lejos de los indicadores que en promedio exhibe la minería primaria.

‘Estos son descartes que el dueño de la mina no logró recuperar por dimensionamiento o eficiencia, y es un trabajo que ellos no hacen por rentabilidad. Nuestro modelo de negocios es fruto de nuestras inversiones de más US$ 350 millones. Sin embargo, para el dueño de la mina es mucho más rentable invertir ese dinero en ampliaciones, en prospectos o en llegar a nuevos sectores de mineral y dejar esta labor a un tercero especializado, que en el caso de El Teniente representa cerca del 8% de la producción total’, explica Cáceres.

Expansión del negocio

Con la llegada de la pandemia, la firma se vio obligada a suspender un proyecto con el que buscan mejorar su sistema de recuperación de agua, añadiendo 200 litros por segundo a los 1.400 que logran en la actualidad. Las obras de esa iniciativa fueron retomadas hace un par de semanas, bajo estrictos protocolos de seguridad.

Junto con esto, en los planes de Valle Central está la idea de expandir sus operaciones y buscar nuevos socios. ‘Pensamos en buscar otro negocio y ojalá tener una nueva operación en 2021, quizás no de recuperación, pero sí de extracción’, dice el ejecutivo.

De hecho, están en conversaciones con Codelco para evaluar la posibilidad de trabajar en los depósitos de relaves de sus otras divisiones en el país, replicando así las tratativas que mantuvieron hace algunos años, particularmente respecto de los desechos de la división Andina, las cuales no llegaron a buen puerto. ‘Estamos trabajando en el estudio de tranques de relaves de Codelco. Les estamos dando nuestro juicio experto de posibilidades de recuperación o de mejores condiciones de sus depósitos. Se trata de un acuerdo no vinculante, pero da cuenta de que ellos saben que tenemos mucho que decir’, agrega el líder de la compañía.

Estas conversaciones se suman a un acuerdo con Minera Los Pelambres, de Antofagasta Minerals, que está en un proceso para aumentar la capacidad de su tranque Quillayes (en desuso) con el objetivo de contar con una mayor capacidad de depósito. En ese sentido, dice el ejecutivo, están asesorando a la compañía para definir la mejor estrategia que permita no solo vaciar el depósito, sino que tratar los residuos para extraer el cobre que contienen.

‘Nuestra intención es crecer en Chile y en otros países. Tenemos harto que aportar y en eso estamos trabajando. Se genera mucho relave en Chile y el mundo, y qué hacer con ellos es un tema. Hoy no somos la solución final, pero somos parte importante de ella, al recuperar elementos de interés y generar valor adicional y empleos, recursos que pueden ayudar a mejorar las condiciones de seguridad de las faenas y de las comunidades. Hay un círculo virtuoso en el que queremos ser partícipes’, puntualiza el ejecutivo.

Fuente: El Mercurio
Fecha: 24/08/2020

MINERA VALLE CENTRAL: DESAFIADOS EN LA BÚSQUEDA DE UNA SOLUCIÓN FINAL A LA PROBLEMÁTICA DE LOS RELAVES

Usando tecnología de punta y manteniendo vínculos permanentes con la comunidad, Minera Valle Central ha logrado posicionarse como un actor relevante en la industria minera de la Región de O’Higgins.  Hoy el desafío es encontrar una solución final a la problemática de los relaves y demostrar que la minería secundaria es clave para la sostenibilidad del sector.

 

Encontrar una solución final a la problemática de los relaves es uno de los grandes retos de la industria minera. Más en un país como Chile, donde cada 36 horas se depositan desechos equivalentes a un cerro Santa Lucía. Para el 2040 se estima que esa misma cantidad se depositará en apenas 21 horas, lo que se agrava aún más si se toma en cuenta que de los 740 depósitos que existen el país, un 86% está inactivo o abandonado.

 

Por esa razón, y considerando que en el futuro una parte importante de la producción minera seguirá realizándose en la zona central del país, -donde existe una mayor densidad poblacional y, por ende, mayor competencia por el uso del suelo y del recurso hídrico- Minera Valle Central está participando en proyectos de investigación y desarrollo que permitan asegurar la sostenibilidad de la industria minera, de cara a las comunidades, al medioambiente y a la economía.

 

Con Corfo estamos participando en un proyecto para identificar elementos valiosos en los relaves, con el objetivo de generar nuevos procesos para su recuperación. Adicionalmente, junto con una Universidad y otras empresas, estamos preparando un proyecto de innovación para participar en el “Tailigins Challenge” de BHP, una iniciativa que busca entregar una solución final a la problemática de los relaves”, cuenta Christian Cáceres, gerente general de Minera Valle Central.

 

La minería secundaria, que es el sector donde opera MVC, se identifica con la operación y producción desde fuentes no tradicionales, es decir, que no provienen directamente de la minería tradicional. Entre ellos se cuenta, por ejemplo, el procesamiento de polvos de fundición, el tratamiento de escorias y el procesamiento de relaves para obtener elementos de interés, tales como cobre, molibdeno, oro, plata, tierras raras. También se relaciona con dar una segunda vuelta a los proyectos mineros primarios como, por ejemplo, procesar o trasladar tranques de relaves a zonas más seguras.

 

Minera Valle Central, ubicada en la localidad de Requínoa, es una empresa líder a nivel mundial en la recuperación de cobre y molibdeno desde descartes mineros a gran escala. Pero sus servicios son mucho más amplios. También incluyen diseño de instalaciones de extracción, procesamiento, transporte, recuperación de agua y redepositación de relaves. Y por supuesto, colabora en planes de cierre, generación de capacidad de emergencia en tranques y soluciones de saneamiento ambiental, acordes con las nuevas legislaciones.

 

El potencial de Chile

Chile tiene condiciones muy favorables para hacer minería secundaria. Se estima que hay más de 15.000 millones de toneladas de relaves depositados en tierra; más de 5.000 millones de toneladas de ripios en botaderos cercanos a las plantas; más de 10.000 toneladas de botaderos de estéril con baja mineralización al lado de rajos y más de 100 millones de toneladas de escoria de fundiciones antiguas y actuales.

 

“Nuestro país tiene todas las competencias para identificar y analizar los elementos de valor presentes en los relaves. El gran desafío es encontrar los procesos asociados para recuperar de manera rentable esos elementos. Hoy existe tecnología eficiente y eficaz para remover, concentrar y retratar relaves mediante medios físicos y/o químicos, recuperando eficientemente minerales tradicionales, como cobre y molibdeno. Ahora tenemos que avanzar en la recuperación de metales no habituales, como el cobalto y las tierras raras presentes en los descartes mineros, el desafío es hacerlo con tecnología chilena”, señala Christian Cáceres.

 

La confianza de las comunidades

 

Otro desafío importante para la industria minera es la relación con las comunidades.

En esa línea, Minera Valle Central comprende, que más allá de dar trabajo y aportar al desarrollo de la minería secundaria en Chile, tiene un rol preponderante de cara a sus vecinos, familias y medioambiente.

 

La compañía tiene una política de comunidades basada en tres pilares: conocimiento sostenible, que tiene que ver con construir buenas relaciones con las comunidades desde el entendimiento de éstas; participación efectiva, que es establecer relaciones de confianza permanentes con las comunidades del entorno; y desarrollo territorial de las comunidades, que tiene que ver con contribuir a mejorar indicadores de desarrollo, tales como educación, bienestar social, conciencia ambiental, construcción de capacidad comunitaria e infraestructura.

 

“Nos interesa mucho aportar soluciones integrales, innovadoras, eficientes y seguras a la industria minera, a través del tratamiento de relaves. Pero también queremos ser reconocidos por dar impulso económico a los lugares donde operamos y fomentar el respeto por las personas, las comunidades y los grupos de interés. Lo primero no es posible sin lo segundo y viceversa”, sostiene Cáceres.

 

Mes de la Minería

 

“En el mes de la minería, quiero comenzar saludando a todos quienes trabajan en la industria minera, tanto dentro de la pequeña, mediana y gran minería de la Región de O’Higgins. También me gustaría contarles que, pese a la pandemia, la empresa continuará realizando actividades que promueven el desarrollo, la vinculación, la sustentabilidad y el relacionamiento con los diferentes grupos de interés. Por ejemplo, y desde las plataformas tecnológicas participaremos con los vecinos de Población 10 de agosto en iniciativas en su mes de aniversario, así como también realizaremos charla de seguridad destinada a alumnos de los 5 liceos de especialidad minera de la región, invitación que acogimos de parte de la Seremía de Minería de la región. Asimismo, con esta seremía y con otros actores regionales somos parte de la Mesa Mujer y Minería en la que hemos implementado una campaña comunicacional en la que verán a diferentes mujeres asociadas a la minería, quienes promoverán la inserción de la mujer a la industria”, finaliza el gerente general de Minera Valle Central.

Fuente: El Rancagüino
Fecha: 11/08/2020