RELAVES

Señor Director:

La situación laboral de los chilenos es preocupante. Los desocupados superan las 830 mil personas y ya son cerca de 90 mil las empresas que se han acogido a la Ley de Protección del Empleo. El país necesita recuperar y crear más empleos, impulsar iniciativas que generen valor, riqueza y, por supuesto, más impuestos para las arcas fiscales. Debemos ser más diligentes y creativos que nunca.

En estos meses de pandemia hemos visto interesantes iniciativas en el terreno del e-commerce, transporte, industria y otros sectores productivos. Si escarbamos un poco más, podemos encontrar que la minería no tradicional, la secundaria, también podría formar parte de la solución. ¿Cómo? Generando las condiciones para la explotación y/o reubicación de los tranques de relave, que en Chile ascienden a 740, según el último informe de Sernageomin.

Sin grandes inversiones, ni largos plazos de implementación, es posible recuperar elementos valiosos desde los descartes mineros, como cobre, molibdeno, oro, plata y otros, generando producción adicional para el dueño del recurso, empleo para un número importante de personas, bienestar y seguridad para las comunidades aledañas. La minería secundaria nos ofrece una gran oportunidad. No la desaprovechemos.

 

Christian Cáceres

 

Fuente: La Segunda
Fecha: 17/06/2019

OPINIÓN: LA MINERÍA POST COVID-19

Hemos tenido demasiados cambios en poco tiempo. Primero fue el hito del 18 de octubre, y el comienzo de un estallido social que, de un minuto a otro, nos llevó a discutir un cambio de ordenamiento jurídico máximo, como es la Constitución. Luego vino la sequía y finalmente la pandemia del COVID-19, que significó la caída de los mercados, cuarentenas, cierres de empresas y la trasformación de nuestras vidas por completo.

Para muchos, estos últimos seis meses han sido una pesadilla.

Ha sido duro, nadie lo discute, pero estamos tan preocupados de lo que está pasando hoy día, que casi no nos hemos detenido a pensar qué haremos después, cuando todo esto haya pasado.

Quizás todavía es muy pronto para saber qué forma tendrá el “nuevo Chile”, pero de seguro nuestras certezas y problemas no serán los mismos que teníamos antes de todos estos hechos. Los cambios se sentirán en todos los órdenes de la vida; en las relaciones humanas, laborales y familiares; en los vínculos entre las naciones y las personas; en la modalidad de trabajo; en la salud pública, en las instituciones y, por supuesto, en lo que conocíamos hasta ahora como globalización.

Cambiarán muchas cosas. Y la minería no será la excepción.

Hasta ahora, el principal desafío de nuestro sector ha sido mantener la continuidad operacional, proteger a los trabajadores, proveedores y comunidades cercanas a las faenas. Además de extremar las medidas sanitarias nosotros, en Minera Valle Central, nos hemos enfocado en fomentar el autocuidado y el distanciamiento social, recurriendo al trabajo remoto, extensión de turnos y a la automatización de procesos, elementos que la mayoría de los trabajadores ha aceptado con gran compromiso, que además confirman que la minería secundaria tiene todo el potencial para rediseñar y readecuar objetivos técnicos y de procesos para evolucionar y enfrentar exitosamente los retos que enfrentamos.

Ha sido difícil, pero estoy seguro que esta crisis traerá oportunidades y cambios positivos para la industria minera. No solo la extractiva, sino también la secundaria. El teletrabajo, por ejemplo, definitivamente llegó para quedarse. Según una encuesta reciente, el 83% de los trabajadores que hoy funcionan desde sus casas están dispuestos a mantener esa modalidad. Y aunque en la minería el trabajo es mayoritariamente presencial, cada vez serán más los procesos que se podrán hacer de manera remota.

Vendrán también cambios importantes en nuestras prioridades. Conceptos como trabajo en equipo, cultura organizacional, conciliación trabajo-familia, autocuidado, asociatividad, optimización, capacitación y economía circular se tomarán nuestra agenda en la era post pandemia, lo que -espero- nos preparará para enfrentar con mejores herramientas la otra pandemia que nos aqueja: el cambio climático.

Aprovechemos este tiempo de confinamiento para reflexionar. Ojalá todos los que trabajamos en este sector nos demos un tiempo para proponer ideas y proyectos que ayuden a desarrollar la minería que tanto soñamos para Chile.

 

Fuente:  Poder y Liderazgo
Fecha: 14/5/2019

DE PASIVOS AMBIENTALES A ACTIVOS MINEROS

Diversos proyectos persiguen darle una nueva vida a los relaves, aprovechando los elementos estratégicos que pudieran contener o utilizándolos como material de construcción

Fue la inquietud que impulsó el debate del Summit Tecnológico en Minería, que este año organizó Corfo: ante la baja en las leyes de minerales, las operaciones han debido incrementar el volumen de material a procesar, lo que implica un aumento en la generación de relaves.

Al respecto, Pedro Berríos, ingeniero jefe de la Oficina de Gestión de Emergencias y Prevención de Riesgos de Sernageomin, analizó la complejidad que implica el incremento de estos desechos que se proyecta para los años venideros, pasando de 600 millones de ton producidas en 2014 a unos 1.100 millones de ton en 2035. Ante este escenario, compañías y entidades del sector avanzan en la definición de mecanismos que permitan optimizar su disposición, además de evitar la ocurrencia de incidentes. Junto con ello, otra línea de trabajo es la elaboración de herramientas que permitan un aprovechamiento.

Tal es el caso de un programa liderado por CodelcoTech, coejecutado por el Centro Avanzado de Tecnología Minera de la Universidad de Chile (AMTC, por sus siglas en inglés), Minera Valle Central y Solvay, apoyado por Corfo, Alta Ley y el Ministerio de Minería. Patricio Martínez, director del Programa RS Relaves Sustentables de CodelcoTech,explica que el proyecto técnicamente se llama ‘Identificación, cuantificación y extracción (bio) tecnológica de minerales/elementos de valor contenidos en depósitos de relaves’, nombre que resume el objetivo general de esta iniciativa, que busca ‘transformar los pasivos ambientales en activos mineros, desarrollar una nueva forma de hacer minería en Chile y aumentar la competitividad en nuestro país’.

El programa, que se encuentra en su tercer año de ejecución (de un total de cinco), está finalizando su primera etapa, periodo en el que se hizo un estudio comercial de los elementos estratégicos presentes en los pasivos mineros, se evaluaron los elementos de valor en relaves en Chile y se estudiaron métodos de concentración, recuperación y estabilización, además de definir técnicas de muestreo y caracterización para su correcta evaluación.

El director de la iniciativa comenta que ‘hoy estamos desarrollando tecnologías de beneficio y extracción, incluidas tecnologías limpias, como la biolixiviación, junto con realizar el modelamiento de tranques. En todo esto trabaja un equipo compuesto por profesionales multidisciplinarios de excelencia y esperamos, hacia el próximo año, continuar con la segunda etapa, que está orientada a tecnologías de estabilización y reúso, desarrollar herramientas o los modelos de negocios potenciales de aplicar en estos pasivos ambientales. Paralelamente y con el apoyo del Ministerio de Minería, trabajar en propuestas para el marco regulatorio y finalmente generar manuales de usos públicos en esta materia’.

Patricio Martínez hace hincapié en que ‘es crítico tener una evaluación técnica económica, que incluya cuáles elementos de valor son interesantes de extraer, su abundancia, el mercado, las tecnologías necesarias, la oportunidad ambiental que pueda generar en términos de sustentabilidad, incluido el reúso del material restante y la normativa asociada; es decir, aterrizar la oportunidad no solo de negocios, sino también considerando el escenario país y mundial’. Con ese objetivo, ‘necesariamente el análisis debe ser integrado, holístico, y caso a caso. La buena noticia es que este programa nacional y catastros robustos como los de Sernageomin, están sentando las bases para que en el futuro, aterrizar la oportunidad pueda tener un piso para comenzar a trabajar y que el costo de ello no sea un impedimento para que un inversionista pueda interesarse en estos recursos secundarios, que ya están siendo considerados como la minería del futuro’, menciona.

Construyendo con relaves Convertir los relaves de la minería del cobre en nuevos materiales de construcción sustentables y competitivos en costo y desempeño, es la finalidad de un proyecto que está realizando la Universidad Católica. Mauricio López, académico del Departamento de Ingeniería y Gestión de la Construcción de la Escuela de Ingeniería UC, detalla que con miras a esa meta se ‘plantea una innovadora aproximación que admite someter a los relaves a tratamientos especiales, que incrementen su desempeño y le permitan ser reemplazo parcial de cemento en hormigones, o de áridos pétreos (arenas, gravillas y gravas) en construcción’.

El investigador del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (Cedeus), explica que el objetivo es ‘desarrollar, para cada relave en particular, los tratamientos más eficaces y eficientes para aumentar el desempeño. De esta manera se hace posible diseñar procesos óptimos para aprovechar cada relave en su máximo potencial, y así maximizar la cantidad de cemento y áridos reemplazados por relaves en hormigones o en otros materiales de construcción’. Respecto de cómo ha sido la recepción de la industria ante esta iniciativa, el especialista resalta que ‘ha sido muy positiva, ya que se presenta como una solución tecnológica que ‘mata a dos pájaros de un tiro’, ya que reduce el volumen de relaves en tranques y depósitos, al tiempo que reemplaza materiales de construcción de alto costo económico y ambiental. En varias mineras ha habido especial interés por autoabastecerse en parte de materiales de construcción desde relaves’. Mauricio López agrega que están trabajando junto a varias empresas interesadas para poder realizar pilotajes a escala industrial en el corto plazo.

Transferencia para las pymes

Las oportunidades que surgen en torno a los relaves no se limitan al ámbito de las grandes compañías; también es un nicho para las mineras de pequeña y mediana escala. En ese ámbito se sitúa un proyecto que desarrolla el Departamento de Química de la Facultad de Ciencias Básicas de la Universidad de Antofagasta (UA), Corfo y Plataforma Norte, que considera difundir entre las pymes de la Región de Antofagasta los resultados de una gira de prospección tecnológica realizada por Finlandia, en la que participaron siete pequeñas y medianas empresas del sector minero, que tienen iniciativas relacionadas con el tratamiento y recuperación de los relaves, con el fin de conocer tecnologías para monitorear en tiempo real la estabilidad física y química de los tranques de relaves, y también recuperar elementos de valor, generando así una nueva alternativa de negocio. Dentro de los hitos de la iniciativa es que se llevó a cabo el ‘Taller recuperación de elementos de valor desde depósitos de relaves; una oportunidad de negocios’, que convocó a empresarios pymes, profesionales, estudiantes, académicos e investigadores.

La directora del proyecto por parte de la UA, Dra. Jacqueline Cuevas, explica que la iniciativa ‘está terminando la segunda etapa y comenzando la de transferencia tecnológica, es decir, estamos contactando a las pymes que tienen el conocimiento para desarrollar las innovaciones con las compañías mineras y empresas que necesitan implementaras’. La académica agregó que en el caso que las pymes necesiten ayuda para poner en marcha sus nuevos negocios ‘el programa también contempla traer a expertos desde Finlandia, apoyados para tal efecto, por Corfo‘.

Fuente:  Minería Chilena
Fecha: 18/12/2019

“EL GRAN DESAFÍO ES REPLICAR ESTE MODELO EN OTROS LUGARES”

El gerente general aborda el estado de producción de la planta –que trata relaves procedentes de El Teniente–, sus proyectos futuros y el aprovechamiento de estos desechos en el país.

Hace 27 años, Minera Valle Central (MVC) comenzó con el tratamiento de relaves frescos de la División El Teniente de Codelco, pasando posteriormente a extraer también minerales de depósitos antiguos, tales como Cauquenes, que operó entre 1937 y 1977.

La faena se especializa en obtener cobre y molibdeno, con ley cobre 0,1% en relaves frescos y de 0,27% de los antiguos. Además, cuenta con una dotación fija de 300 empleados y cerca de 420 subcontratistas, privilegiando a los trabajadores de la Región de O´Higgins, donde se ubica. Para conocer más sobre los procesos de producción de la compañía, el balance del año y desafíos, MINERÍA CHILENA visitó sus instalaciones y conversó con Cristián Cáceres, ingeniero civil metalúrgico y gerente general de MVC.

¿Cómo ha sido este año y qué resultados han obtenido, tomando en cuenta la marcha en este periodo de la ampliación de su planta? Estamos terminando el año de acuerdo a lo que pensábamos al inicio, con cerca de 30.000 ton de cobre y 1,6 millones de libras de molibdeno.

¿Cuánto aumentó la capacidad de procesamiento de material? La producción se incrementó en 2,3 veces. Tratamos el 100% de los relaves frescos, en torno a 140.000 tpd provenientes de la División El Teniente de Codelco. Con el tranque Cauquenes ya en su etapa completa, tratamos 60.000 tpd. Con los relaves frescos, producimos en promedio cerca de 10.000 ton de cobre y otras 20.000 vienen de los antiguos, que aportan aproximadamente el 65% de nuestra producción total.

Proyectos ¿Qué otros proyectos tienen a corto y mediano plazo? A corto plazo terminar de poner a punto la planta, como todos los años. Lo inmediato es mejorar aún más la recuperación de agua. Nosotros reaprovechamos el 92% del agua del proceso, pero debido a la sequía y al cambio climático, debemos necesariamente recuperar más. En 2020 vamos a estar mejorando las instalaciones

para lograr eso y llegar, por lo menos, al 97%. ¿Qué mejoras tienen contempladas para alcanzar ese objetivo? Recuperamos agua con espesadores tradicionales de 100 centímetros de diámetro cada uno, pero los vamos a potenciar para que descarguen mayor cantidad de sólido, optimizar el sistema de bombeo para sacar más agua y también vamos a mejorar las conducciones del recurso para hacer mucho más eficiente el sistema. ¿Qué proyecciones y desafíos tienen para 2020? Estamos pensando en producir más de 30.000 ton de cobre nuevamente y cerca de dos millones de libras de molibdeno. El gran desafío es replicar este modelo (de operación de MVC) en otros lugares, ya sea en Chile o en el extranjero. Estamos trabajando fuertemente en llevar el tratamiento de relaves a otras divisiones de Codelco y a otras empresas de la gran minería privada.

Hoy el tratamiento de relaves tiene un componente bastante interesante, más aun con la baja de las leyes de los yacimientos. Las leyes en Chile están promediando 0,65% y hay algunas minas cerca de Copiapó que tienen 0,37% de cobre, es decir, nos estamos acercando mucho a una operación. Potencial en relaves ¿Qué relaves consideran que tienen mayor potencial? Hay muchos tranques antiguos que tienen leyes interesantes como para procesar. Diría que en la zona central hay varios ejemplos con potencial para hacer negocio. En el norte hay unos bastante interesantes, con leyes muy altas, pero topan con el problema de la extracción de agua del mar (para el proceso de tratamiento).

Por ejemplo, BHP tiene un tranque bastante grande y de muy buenas leyes en Escondida (Laguna Seca). Chuquicamata también cuenta con un tranque gigante con atractivas leyes (Talabre), pero cada proyecto de este tipo tiene que ser evaluado. Hay otros que poseen más bien una com ponente social, porque quizás económicamente no son tan rentables, pero sí pueden mejorarse las condiciones de seguridad. ¿Tienen alguna iniciativa proyectada? El próximo año nos vamos a dedicar principalmente a optimizar (la planta de MVC), viendo algunas alternativas de tratamiento de proyectos pequeños. Vamos a estar bajos en inversión, pero con una mirada de búsqueda: de estar presentes en otra minera o tranque abandonado. La meta es tener de aquí a cinco años por lo menos una iniciativa andando, con inversiones más importantes.

Tratamiento y recuperación de minerales ¿Cuál es el porcentaje de recuperación de minerales que tienen actualmente? Nosotros recuperamos en este momento sólo cobre y molibdeno; las recuperaciones totales de cobre en los relaves frescos están en torno al 20%, mientras que en los antiguos entre el 38% y 40%. Son cifras bajas en comparación con la que obtiene el concentrador aguas arriba, que es de donde se generan estos residuos.

Hay que tener en cuenta que la ley de cabeza de ellos está en alrededor del 1% y la nuestra es 0,27%, entonces también es importante tener un volumen adecuado que nos permita mantener una estructura de costos razonables.

¿Qué porcentaje de la producción de El Teniente constituye el tratamiento de relaves que hace MVC? Depende de lo que produzcan ellos, pero en general el año pasado anduvimos entre el 7% y el 8%. Si uno le dice al gerente de la planta (de la división de Codelco) que necesita subir en ese porcentaje su recuperación, te aseguro que no lo va a obtener nunca. Este es efectivamente un muy buen punto.
¿Cómo fue el proceso de trabajar los relaves antiguos?

Esto partió con un proyecto para tratar relaves frescos, tratando solamente la fracción fina, porque es más económica y la inversión
requerida más baja, de US$7 millones. Cuando la planta ya estaba operando, los ingenieros comenzaron a investigar cómo potenciar este negocio y se implementó un sistema para tratar también la fracción gruesa. En ese momento la producción se incrementó a las 10.000 ton desde relaves frescos. Nuestra planta está ubicada al lado de los tranques Colihues y Cauquenes, entonces empezamos a investigarlos y nos dimos cuenta de que, además de que teníamos leyes más altas, podíamos hacer algo con ellos. Se lo presentamos al El Teniente y finalmente se firmó el contrato, primero con la extracción de Colihues y después de Cauquenes.

¿Cuál fue el costo de inversión para la ampliación de Cauquenes? La primera fase fueron US$65 millones y la segunda US$35 millones.

¿Está regulada la forma en la cual se accede a un relave abandonado? No, no está regulado aún, y es parte de lo que el Ministerio de Minería estaba impulsando. Las leyes de cierre y la política nacional de relaves, que aún están en construcción, son donde se va a tener que ver ese tema. La idea que estaba en discusión es que, si tienes que compensar o hacer un proyecto nuevo (como parte de la operación de una faena), puedas hacerlo adoptando un relave o mejorando la conducción de depositación o de seguridad, y si existe algún elemento de interés, poder recuperarlo.

Residuos y vida útil Del proceso de tratamiento de relaves. ¿Qué residuos quedan? Del tratamiento también se generan relaves y estos están siendo depositados en gran porcentaje en el tranque Canelos. Hay que tratar, en nuevos proyectos, de buscar alternativas de depositación más estables y seguras. Nosotros somos un bypass en la conducción (de relaves) de El Teniente; hay un porcentaje importante que desviamos y el relave fresco lo devolvemos al mismo circuito. Si uno se proyecta a otro lugar, donde pueden haber operaciones de este tipo, cada una de esas operaciones tiene que hacerse cargo de los relaves de otra

manera. No somos la solución final, pero creemos que somos parte de la solución.

¿Cuál es la vigencia de los acuerdos para el tratamiento de relaves con El Teniente? Hoy tenemos un contrato con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2037, en ese periodo está contemplado extraer y procesar el tranque Cauquenes y después extraer lo que queda de Colihues. Por supuesto vamos a mantenernos todo el tiempo tratando los relaves frescos.

¿Tienen contemplada la extracción de algún otro mineral? Siempre estamos abiertos a esas alternativas, a bus car nuevos elementos. En el caso particular nuestro, hay muestras interesantes de cantidades de tierras raras en este tranque (Cauquenes) y en otro más en Chile. Lamentablemente a la investigación, a mi juicio, le falta acelerar un poco.

¿Cómo ven la incorporación de las nuevas tecnologías a sus procesos? Estamos ya trabajando bastante ese tema; por seguridad hemos llegado a que toda la extracción del tranque sea a distancia. Cuando partimos, había operadores al lado del sitio, extrayendo relaves, pero hoy están a tres o cuatro kilómetros. Eso le da más seguridad al operador y además mejores condiciones de trabajo

Fuente: Minería Chilena
Fecha: 21/11/2019

OTORGANDO VALOR A LOS RELAVES

Recuperar cobre y molibdeno de los depósitos de relaves que por décadas han estado alojados en territorio nacional, es el objetivo de un proyecto que pretende otorgarle valor a estos tranques por medio de un innovador proceso de flotación.

Es de conocimiento público que uno de los mayores desafíos de la industria minera a nivel medioambiental son los depósitos de relaves. ¿Qué hacer con ellos?, ¿de qué manera otorgarle valor a estos depósitos? Son parte de los cuestionamientos que surgen en torno a este tema. Tomando en cuenta que en Chile existen más de 700 depósitos de relaves, de acuerdo a datos de Sernageomin, y que estos tranques de desechos mineros van en aumento; las acciones o medidas que aporten en la transformación de estos depósitos cobran relevancia.

Es el caso de Minera Valle Central (MVC), empresa que luego de 16 años recuperando cobre desde los relaves de la División El Teniente de Codelco, se dieron cuenta que también era factible obtener beneficios de los relaves ‘antiguos’.

Christian Cáceres, gerente general de la empresa, indica que esta idea se forjó luego de que ‘los estudios metalúrgicos indicaron que era factible recuperar cobre y molibdeno mediante procesos de flotación. De ahí en adelante se perfeccionaron los métodos de extracción y se realizaron las inversiones para iniciar el tratamiento de estos relaves’.

CÍRCULO VIRTUOSO

De manera detallada, el proceso innovador de la firma se centra en que los relaves depositados con leyes promedio de 0,27% en cobre y 0,022% de molibdeno, son extraídos desde el tranque. Posteriormente, son enviados por medio de bombas centrífugas a una planta concentradora para separarlos en arenas finas y gruesas, estas últimas son molidas en molinos de bolas. El material fino pasa directamente a flotación para recuperar el cobre y el molibdeno. Luego de la molienda, las arenas remolidas son enviadas al proceso de flotación para recuperar el cobre y molibdeno presente.

‘El concentrado generado por ambos materiales (finos y gruesos) es enviado a flotación colectiva para separar el cobre del molibdeno. El producto final es concentrado de cobre de 28% de ley de cobre y concentrado de molibdeno con ley de 42% de Mo’, explica Christian Cáceres. Pero, ¿hay alguna diferencia con el procesamiento de relaves ‘frescos’? ¿Qué cambia puntualmente? El representante de MVC señala que la principal diferencia es que los relaves ‘antiguos’ necesitan de infraestructura para removerlos, extraerlos y enviarlos a la planta de procesos.

En cambio, los relaves frescos son recibidos diariamente en forma de pulpa (mezcla de mineral con agua industrial). En este sentido, ‘el uso de tecnologías que permitan el tratamiento a distancia posibilita que las operaciones de extracción sean más seguras. El uso de sistemas robotizados permite que el tiempo de exposición de los operarios al interior del tranque disminuya considerablemente’, agrega Christian Cáceres.

Cabe recalcar que actualmente hay solo dos operaciones establecidas para el tratamiento de relaves ‘antiguos’. Uno se centra en relaves de fierro y el otro de cobre, este último tratado a gran escala por Minera Valle Central.

‘Es por eso que hay mucho por hacer, considerando la cantidad de tranques que hay en Chile’, comenta el representante de la empresa. ¿Cuáles son las proyecciones para recuperar minerales de ‘relaves antiguos’? En la opinión de Christian Cáceres, actualmente se está generando conciencia respecto de la gran cantidad de tranques antiguos que pueden ser tratados para recuperar elementos valiosos y así generar un círculo virtuoso.

‘Hay buenas proyecciones y mejores expectativas para el tratamiento de relaves’, comenta. Además, agrega, ‘hoy día las leyes de los yacimientos en Chile han bajado y seguirán bajando, en algunos casos, a niveles cercanos a las leyes de los relaves depositados en tranques. En otras palabras, hoy día existen tranques con relaves que son verdaderos yacimientos, cuyo mineral ya fue extraído del cerro, triturado y molido desde donde se puede obtener producción a costos competitivos’.

De esta manera, por medio de un proceso de flotación, MVC espera marcar la pauta cuando el foco se centra en recuperar minerales desde relaves ‘antiguos’. Más ahora, luego de las tragedias medioambientales ocurridas en Brasil por la rotura de tranques de relaves. Es por eso que ahora ‘hay más preocupación y conciencia’, argumenta Christian Cáceres.

Fuente: Nueva Minería y Energía
Fecha: 15/11/2019

LA RIQUEZA DETRÁS DE UN PASIVO MINERO

MVC recupera Cobre y Molibdeno desde los relaves frescos provenientes de Codelco-Chile División El Teniente (DET). Además, posee los derechos para remover y procesar los relaves antiguos que la misma DET depositó en el Embalse Colihues y en el Tranque Cauquenes.

 

Minera Valle Central es la única empresa en el mundo que produce cobre y molibdeno a gran escala, a través del tratamiento de relaves. Su modelo de negocios le ha permitido transitar desde una economía lineal a una circular, confirmando que los residuos mineros pueden generar riqueza económica, contribuir a la sustentabilidad ambiental e impactar positivamente en las comunidades.

Cuando se iniciaron las operaciones de Minera Valle Central (MVC), hace ya 27 años, en Chile solo se conocían algunas operaciones de pequeña escala para el tratamiento de relaves. Bajo este escenario MVC se adjudicó el tratamiento de los relaves frescos de la División El Teniente de Codelco, con profesionales jóvenes que, con más ganas que conocimientos, fueron aprendiendo y creciendo, en conjunto con las instalaciones de la planta. Hoy, la firma procesa casi 200.000 toneladas de relaves al día, entre frescos y antiguos. En todos estos años la operación ha crecido en una economía de nicho y adquirido una experiencia que la ubica ente las empresas más relevantes de la mediana minería chilena.

‘En todos estos años, hemos perfeccionado sustantivamente los procesos de recuperación, obteniendo minerales que, en el caso de los relaves frescos, tienen leyes promedio de 0,10% para el cobre y 0.012% para el molibdeno y, en el caso de los antiguos, 0.27% para el cobre y 0,022% para el molibdeno, los que se comparan positivamente con procesos de extracción tradicionales de tronadura y chancado’, sostiene Christian Cáceres, gerente general de MVC. Está demostrado que no existe otra empresa en el mundo que produzca cobre y molibdeno, a través del tratamiento de relaves, con la tecnología, procesos y sostenibilidad con que lo hace Minera Valle Central. Su modelo de negocios, que combina exitosamente costos competitivos con la industria tradicional, bajo riesgo minero, producción adicional para el dueño del recurso, altos estándares de seguridad e impacto positivo en las comunidades, la han transformado en un referente mundial, capaz de convertir un pasivo en una riqueza de interesantes proyecciones.

El valor de procesar

En Chile, cada día se generan 1,45 millones de toneladas de relaves, siendo el tercer país con más depósitos de relaves en el mundo, después de China y Estados Unidos. Según el último catastro del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), en Chile existen más de 740 tranques de relave, de los cuales una parte importante no tiene un adecuado cierre y otros ni siquiera tienen dueño conocido. Los relaves se enfrentan frecuentemente a la controversia social, producto de la preocupación que genera la cercanía de los depósitos a los centros poblados, los impactos sobre el agua del entorno, el uso de territorios con significancia patrimonial y cultural y las emisiones de material particulado, entre otros. Los incidentes ocurridos en países como Canadá, Estados Unidos, Brasil, China, México y Chile (donde tras el terremoto registrado en el año 2010 se produjo el colapso del tranque de relaves Las Palmas, en la Región del Maule), han gatillado una revisión exhaustiva en torno a los relaves, buscando asegurar su estabilidad y seguridad

En este nuevo escenario, el ministerio de Minería lanzó la Política Nacional de Depósitos de Relaves (PNDR), una iniciativa que tiene como propósito establecer directrices, programas y herramientas para la gestión de los relaves inactivos y abandonados, así como también los de futuros proyectos. El objetivo de esta política es que a partir de los descartes mineros se puedan generar recursos para financiar planes de cierre y mejorar las condiciones de estabilidad, seguridad y amigabilidad con el medioambiente que presentan los depósitos ubicados en la pre cordillera o cercanos a centros poblados. ‘Estamos frente a ciudadanos cada vez más empoderados, cuya opinión resulta determinante en la viabilidad de los proyectos. En MVC tenemos la evidencia de que tratar relaves desde los pasivos mineros genera un circulo virtuoso, donde gana el dueño del recurso, el que procesa y todo el entorno adyacente a las operaciones, tanto del ecosistema como de la comunidad’, concluye Christian Cáceres.

La operación en cifras

• 27 años de operación.

• Producción acumulada de 400.000 toneladas de cobre y 11 millones de libras de molibdeno.

• Procesa relaves con 0,3% de ley de cabeza comparado con el 0,4% de proyectos mineros extractivos con tronadura, chancado y otros procesos industriales.

• En los próximos 15 años se producirán 600.000 toneladas de cobre y 36 millones libras de molibdeno desde relaves frescos y antiguos.

• Generación de empleos directa e indirectamente a 700 familias de la Región de O’Higgins

• El 90% de sus proveedores están en la Región de O’Higgins.

Principales ejes

• Sustentabilidad ambiental: Uso eficiente y racional de los recursos naturales.

• Sustentabilidad económica: Procuramos crecimiento económico, sin descuidar la equidad social y el cuidado ambiental.

• Sustentabilidad Social: Fomentamos una actitud socialmente responsable para dejarle a la siguiente generación un mundo estable. Para ello, promovemos espacios laborales dignos y estables, buscamos la solidaridad entre las personas y las comunidades; llevamos a cabo talleres y proyectos de educación, capacitación y concientización; y facilitamos la creación y diversidad cultural.

Fuente: G&M Gestión Minera
Fecha: 12/08/2019

ECONOMÍA CIRCULAR Y RELAVES

-CHRISTIAN CÁCERES GERENTE GENERAL MINERA VALLE CENTRAL

Señora Directora: El avance de los procesos tecnológicos y la necesidad de hacer cada vez más sustentable cualquier actividad económica han impulsado la ‘economía circular’, vale decir, nada se desecha, todo se transforma y genera nuevos productos de valor.

En minería, por años se han ido acumulando productos de desecho en los entornos de las faenas extractivas. Es lo que se conoce como relaves, un recurso que bien tratado puede generar riqueza económica, ayudar a hacer más sustentable la operación minera y mejorar los niveles de seguridad, de cara a las comunidades.

Por esa razón, celebramos que el Estado esté propiciando una política de relaves que incentive su tratamiento. De hacerse bien, podría convertirse en la piedra angular de la minería del futuro, que hoy enfrenta altas demandas de minerales, sobre todo de cobre, y bajas leyes

Fuente: El Diario Financiero / Carta de Christian Cáceres
Fecha: 31/7/2019