Líder en la recuperación de cobre y molibdeno a partir de descartes mineros

No existe otra compañía en el mundo que produzca estos metales, a través del tratamiento de relaves, con la tecnología, procesos y sostenibilidad con que lo hace esta empresa de la mediana minería chilena. Y eso lo logra en base al desarrollo de ingeniería propia, con costos altamente competitivos, y compromiso ambiental y social.

De propiedad de la canadiense Amerigo Resources Ltd., Minera Valle Central tiene un modelo de negocio que destaca en el concierto de la mediana minería chilena. Recupera Cobre (Cu) y Molibdeno (Mo) desde los relaves frescos provenientes de Codelco-Chile División El Teniente (DEI) y posee los derechos para remover y procesar los relaves antiguos que la misma DET ha depositado en el Embalse Colihues y en el Tranque Cauquenes.

Asimismo, este modelo de negocio permite apoyar en planes de cierre, generación de capacidad de emergencia en tranques y soluciones de saneamiento ambiental. “Las empresas mineras pueden obtener producción e ingresos adicionales desde un material de descarte, ayudando con esto a financiar planes de cierre de sus tranques y a bajar dichos tranques desde sectores precordilleranos, bajo la actual normativa ambiental y de seguridad”, destaca Christian Cáceres, gerente general de Minera Valle Central.

En Chile hay 718 depósitos de relaves mineros, “por lo que hay un mercado importante para desarrollar nuestra tecnología, que transforma un pasivo ambiental en un activo económico”, agrega Christian Cáceres. Esto cobra particular interés si se considera que se encuentra en discusión un Proyecto de Ley de Relaves y Pasivos Mineros. MVC exhibe un liderazgo basado en 26 años de experiencia, desarrollo de ingeniería propia, innovación y mejora continua, generando empleos de calidad permanentes para mil familias de la Región de O’Higgins, e impulsando diversas iniciativas sociales para las comunidades colindantes a sus operaciones.

Su producción histórica acumulada alcanza las 400.000 toneladas de cobre y 11 millones de libras de molibdeno, con un cash cost altamente competitivo con la industria, del orden de 1,4 usd/libra de cobre. Un nuevo paso en ese camino es la reciente inauguración, en diciembre de 2018, de una nueva planta para el procesamiento de los relaves finos del Tranque Cauquenes, que permitirá producir 600.000 toneladas de cobre adicionales y 36 millones de libras de molibdeno, entre los años 2019 y 2037. Christian Cáceres finaliza: “Para una empresa minera es más rentable invertir en su yacimiento y dejar el tratamiento de relaves en manos de un tercero. Así, todos ganarían: el dueño del relave, el que procesa y todo el entorno adyacente a las operaciones”.